Inicio
Historia
La Ribera del Duero
La Horra
El vino
Las Bodegas
Bodega Mataburras
Libro visitas
Enlaces
Contacta
Otras webs

Historia del nombre de Mataburras

English version

Entrada a la bodega mataburrasEsta es una de aquellas historias que pasan de padres a hijos y que forman parte importante de los hechos acaecidos desde hace muchos siglos. La narración está ambientada en la construcción de la bodega "Mataburras" y el porqué de su nombre.

Los constructores llevaban algunos días pensando en el nombre que le iban a poner a fin de distinguirla de las demás bodegas que se iban construyendo en la Villa. Hay que tener en cuenta que todas las bodegas de La Horra tienen su nombre.

Puerta y escaleras de bodegaLlevaban excavada parte de la nave principal. Tenían construidas las escaleras casi en su totalidad, y aun cuando seguían trabajando el proyecto durante varios años, todavía no se habían puesto de acuerdo en el nombre que le iban a poner.

Se barajaban varios nombres pero no todos estaban de acuerdo en los nombres propuestos. En este debate, a nivel de conversación frecuente entre los constructores, seguía la incertidumbre de qué nombre le pondrían a la bodega. Los trabajos iban avanzando y pasaba el tiempo.

Hubo diferentes acontecimientos y anécdotas de todo tipo. Cualquiera de esos acontecimientos daría una solución al conflicto-duda del nombre de la bodega. Entre tanto habían tenido la circunstancia especial, hacía unos días, pues dos de los dueños que habían puesto a disposición los animales en el trabajo para su construcción, en unos pocos días vieron cómo sus animales enfermaban sin saber de qué y murieron rápidamente sin que el veterinario pudiera hacer nada. Ambos eran dueños de una borrica cada uno, una de ellas era ya vieja, pero la otra no tanto y aun sospechando que a la más vieja le llegó su final, a la otra no parecía que fuera así.

En el pueblo de La Horra en aquel entonces disponían bastantes vecinos de este tipo de animales (burro o burra) para las labores, siendo en muchas ocasiones uno de los animales más preciados y una inversión importante a nivel familiar. Y ocurrió un nuevo acontecimiento.

Burro con alforjas de cargaUn buen día, o no tan bueno, de esos de invierno, la niebla era muy densa por la mañana, y no se veía casi nada a unos metros. Uno de los labriegos que trabajaban en la construcción de la bodega había pensado que las labores del campo podrían posponerse para otro día. La ayuda en la bodega podría ser un trabajo para ese día, por ser más cercano al pueblo.

Y tomando tal decisión lo mismo que los demás constructores se pusieron de acuerdo para ir a trabajar en la bodega con más intensidad e ir adelantando los trabajos. Preparó su borrica con las alforjas grandes, en forma de serones y se fue camino de la bodega en construcción.

Dichas alforjas eran una forma simple de transporte de la tierra que se sacaba, o las piedras que hacían falta, y que transportada por los animales, ayudaban en el esfuerzo humano. La jornada era muy dura y cansaba a cualquiera, había que picar, sacar la tierra en pequeños cestos, cargarla a los animales y llevarla a otro lugar. Así una y otra vez, un día y otro día.

Carro de la regiónHay que tener en cuenta que la bodega se iba construyendo poco a poco debido a los métodos tan rudimentarios que se aplicaban, pues simplemente con el pico y pala no se avanza tanto como hoy día con los medios de excavadores, perforadoras, grúas elevadoras, camiones de transporte y otra maquinaria de construcción.

La utilización de carros para transportar la tierra o piedras, y todo tipo de animales, como es el caso, era uno de los elementos esenciales en su construcción. Todo lo que podía ser útil era apreciado y se aplicaba en la construcción de la bodega.

Zarceras y mesasEn esos días la construcción estaba centrada en la "zarcera". Es el conducto de ventilación de la bodega. La ventilación se realiza a través de las “zarceras”, así se les llama en esta región a estas chimeneas de ventilación. Es como un pozo vertical que coincide generalmente con uno de los costados de la nave central y de ahí tomar el aire exterior. Llevaban ya varios meses y tenían construidos varios metros. El pozo de ventilación coincidía a uno de las lados del camino. Tanto es así que el agujero ocupaba la mitad o más, del espacio del camino, dando lugar a una estrecha vereda por donde pasar. El camino tendría una anchura de dos metros y medio aproximadamente.

Si se tenía el cuidado de no acercar los animales o los carros al agujero no había peligro. Pero he aquí que por la niebla tan densa, las labores se ralentizaban más de lo normal y el cuidado debía ser mayor. En una de estas, casi sin darse cuenta el dueño, el animal tropezó o se espantó por alguna causa desconocida, el caso es que nuestra borrica fue a precipitarse al interior del agujero profundo que se había escavado.

BorricaEl animal quedó tan atrapado en su interior que fue necesario del esfuerzo de todos los que allí se encontraban para sacarlo, ayudados claro está por cinchas, cuerdas y sogas de tal manera que murió a las pocas horas, por asfixia, antes de sacar la burra. El golpe sufrido en alguna de las piedras y la mala postura se cree fueron las causas de su muerte.

Bueno la cosa quedó así. El dueño del animal quedó desolado, porque justamente era una borrica preciosa, una joya, todo su dinero invertido en la compra no hacía mucho, parte de su fortuna, el único animal que tenía y que le sacaba de muchos apuros. A diario le llevaba al campo. Cuando era la época de sembrar la borrica cargaba con la talega de mies. Se montaba a la vuelta del campo cuando debido al cansancio de la jornada volvía a casa. Total que estaba bastante desolado de tal pérdida.

Pero le vino a la mente que llevaban unos cuantos días discurriendo sobre el "nombre" de la bodega y todavía no se habían puesto de acuerdo. Y el suceso podría ser la ocasión adecuada. Propuso su idea a todos, aunque al principio no sabía si los demás pudieran tener en cuenta su proyecto o rechazarlo. Pensó que podría ser una especie de “recuerdo o memoria” darle un nombre a la bodega en construcción en razón de los acontecimientos ocurridos en esos días.

Bodega Mataburras en su origen Por tanto después de proponerlo y con el acuerdo de todos los que intervenían en la construcción, se decidieron en ponerle el nombre de bodega “MATABURRAS”. Pues en pocos días habían muerto tres burras, que estuvieron haciendo su buen trabajo y transporte en todo tipo de materiales, en la construcción de la bodega.

Desde aquel entonces esta bodega ha tomado este nombre y permanece grabado en la puerta de hierro actual. Cuando hubo que cambiar la puerta fue una idea “genial” grabar su nombre a fin de que permanezca su nombre y se sepa cómo se llama dicha bodega.

Todas las personas que tienen ocasión de acercarse a la misma, aun desconociendo que todas la bodegas tienen un nombre y ven grabado el nombre de “MATABURRAS” en la puerta, no deja de sorprenderles y les llama la atención. Tanto a niños, como a jóvenes y viejos su nombre tan “curioso” provoca alguna que otra sonrisa a quienes por primera vez lo descubren.

Esta es la historia del nombre de la bodega "MATABURRAS" transmitida desde los siglos de su construcción al día de hoy, y que queda constancia para cuantos puedan visitar esta página Web. Es al mismo tiempo un homenaje a cuantos con su ferrea voluntad dedicaron muchos años quizás siglos en su construcción. En estas bodegas se guardaba la cosecha de vino. Era la riqueza del pueblo y de las familias.

Inicio | Historia | La Ribera del Duero | La Horra | El vino | Las bodegas | Bodega Mataburras | Libro visitas | Enlaces | Contacta | Otras webs

© CopyRight by A.R.B.E.B.B.L.F.C ..2006. All Rights Reserved. Resolución 1024x768.